4 comentarios

  1. Mª Del Carmen Hurtado González

    Alma Paula , me parece estupenda tu forma de ver la DISCAPACIDAD Y SOCIEDAD. es cierto que la sociedad tiene que avanzar al mismo tiempo que la persona con discapacidades e ir minimizando las barreras al mismo tiempo ir aceptando activamente la DIVERSIDAD FUNCIONAL del ser humano
    Gracias por tus “pensamientos matutinos”
    Saludos
    Mª Del Carmen

    Responder
    • admin

      Gracias a ti!
      Un saludo.

      Responder

  2. Hola Paula!! Bueno, mi opinión… Discapacidad como tal hayla, el termino evoluciona con la sociedad, desde el oscurantismo psikiátrico que acuñaba el termino subnormal, ley LUISMI, después la famosa integración, ahora la moda es la inclusión… (irreal/utópica desde mi punto de vista desde una praxis empírica)…el termino ha evolucionado, pasó subnormal a discapacidad y de ahí a diversidad funcional, pero todo es lo mismo, existen unos “problemas”, caracteristicas, putadas, nombralo como quieras, que merman el desempeño de N personas, y eso molesta. Al ser un nombre que engloba algo malo, siempre va a molestar a alguien, porque ese nombre refleja algo negativo y a nadie nos gusta que nos cuñen con algo negativo. Entonces, el termino va a seguir evolucionando, eternamente, porque esto es España, y somos referencia universal en poner parches en vez de solucionar problemas. Es amputado? Llamenlo “amputado”… tiene un sindrome genético o una emfermedad rara? Llamela por su nombre al referirse a ella, y llame Pepe o Juan a Pepe o a Juan. No trate de llamar a Juan amputado, igual bque no lo nombra por su chaqueta. Siguiendo esta idea nació el libro rojo de la discapacidad, intentando que llamasemos a las cosas por su nombre.
    Mi opinión es que esto es un bucle, si tratamos de nombrar algo negativo, los nombrados se sentiràn ofendidos si o si con el tiempo y querrán cambiar las cosas. Evitemos ese desgaste, llamemos al pan pan, y al chorizo chorizo…

    Responder
    • admin

      Toda la razón Alfredo, si llamásemos a las cosas por su nombre evitaríamos muchos malos entendidos. De todas formas, el artículo va un poco más allá de eso.. es sobre el concepto de “falta de capacidad ante algo” que describe la discapacidad. ¿Es la persona con diversidad discapacitada o lo es su entorno por no cubrir su diversidad? Insisto en el ejemplo porque es muy claro, yo hoy seria “discapacitada” si no existiera un medio a mi alcance totalmente normalizado para corregir mi miopía. Si una sociedad elimina barreras de forma universal (sabiendo de antemano que eso es imposible, por el momento) entonces sólo quedará el concepto puro de diversidad funcional, extendiéndose a las diferencias de una persona a otra.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *